LA DEA INVESTIGA A LA NFL

Cuando algunos exjugadores de la NFL interpusieron una demanda contra la NFL por proveerles ilegalmente de fuertes analgésicos para que pudieran jugar a pesar de sufrir de severas lesiones, se encendieron de inmediato los focos rojos en la Departamento Antidrogas de Estados Unidos, mejor conocido como DEA.

 

El prestigioso rotativo The New York Daily reporta que la DEA investiga ya a la NFL debido al abuso ilegal de prescripciones médicas otorgadas a sus jugadores. Algunos agentes de la DEA de la ciudad de Nueva York se pusieron en contacto con algunos de los exjugadores, con la finalidad de entender cómo era el proceso en el que los doctores y los entrenadores de los equipos tuvieron la facilidad de prescribir medicamentos como el Percodan, Vicodin y Toradol, mismo que pueden ser empleados como drogas.

La demanda que encausó toda esta investigación, originalmente fue presentada en una corte federal de Estados Unidos en mayo, tan sólo ocho exjugadores fueron los quejosos, los más destacados entre ellos eran Jim McMahon y Richard Dent, ambos antiguas figuras de los Bears de Chicago. Sin embargo, pronto se unieron más afectados y actualmente los abogados que llevan el caso dicen representar a cerca de 1,300 elementos retirados de la Liga que aseguran que la NFL obtuvo de manera ilegal dichas drogas y se las administró, esto sin mencionarle a los jugadores los posibles efectos secundarios dañinos para la salud.

Los afectados afirman que la NFL hizo esto con la finalidad de tener a sus estrellas lesionadas de regreso al campo de juego lo más pronto posible y que el espectáculo no decayera sobre el emparrillado. Algunos de los medicamentos que distribuía la Liga, afirman los demandantes, ocultaban el dolor, pero conducían a severos problemas de salud al largo plazo.

Deja una respuesta