“Nunca trabajo, gano donde me divierto jugando”: Kevin Young

*Es el primer jamaicano en ser nombrado el jugador MVP en torneo internacional de básquetbol; se burlaron de él cuando inició a los 14 años porque no tenía coordinación ni sabía botar el balón; de los desaparecidos Pioneros de Quintana Roo, dice…

Andrés Dávila / Diagonal

A los 14 años medía 2 metros de altura pero no jugaba básquetbol, deporte que al final de cuenta abrazó pese a que terminó la carrera de administración de negocios pero no le deja tanta plata como el deporte ráfaga;  hoy Kevin Delano Young,  de 34 años,  133 kilogramos y 2.06 metros de altura, de origen jamaiquino, es un referente del deporte que lo ha convertido en un trotamundo.

En Cancún, cuando jugaba con los ya desaparecidos Pioneros anotó por primera un triple, que tras ello las lágrimas le salieron de los ojos porque “cuando mi papá vivía y siempre me decía Kevin:

-Yo quiero de ti un triple

-No papá, no es mi trabajo.

-¿no tienes confianza en triples?

Su papá murió en el 2009 y en el 2010, en un partido contra el equipo de Monterrey, logró el enceste desde “fuera de la pintura”, por ello las lágrimas le saltaron en recuerdo de su padre y sus palabras.

Sus inicios se debieron a su altura, tanto le decían que debía jugar básquetbol que terminó por hacer caso, ya que no ejercía ningún tipo de deporte; inició con un equipo de su natal Jamaica, donde empezó a destacar hasta el grado de ser visto por la selección de su país, al cual empezó a representar. Sus características no pasaron desapercibidos por cazatalentos de Estados Unidos, que le llegaron tres ofertas para estudiar la preparatoria y  jugar básquetbol colegial: dos de Miami y uno de Nueva York. Eligió el primero, donde duró tres años.

Ya en la Universidad se le ampliaron las posibilidades y optó por Missouri, ahí a los 22 años terminó la carrera  de Administración de Negocios y tuvo la oportunidad de jugar con Dwayne Wade y Carmelo Anthony, entre otros.  Su representante le informó que tenía que irse a Turquía a jugar un año, donde afirma que “el juego es sucio no es de fuerza sino de más golpe, la gente es más loca, la gente fuma en el estadio, parece como si fuesen juegos pirotécnicos. No es válido dentro del reglamento los golpes, todo es que la árbitro no te vea, depende del golpe, el golpe con el codo hacia arriba para protección de la pelota es normal”.

Después le siguió Francia, Holanda , Uruguay, Argentina , Venezuela, México , Japón, entre otros.

En su vitrina tiene infinidad de trofeos, en su haber tiene dos campeonatos en Uruguay, dos en Japón, uno en Venezuela; seis campeonatos en la liga norteamericana, jugado 10 finales y 14 semifinales.

Su llegada a Pioneros de Quintana Roo en el 2010 fue por un técnico uruguayo pero su elección fue porque era Cancún, “es como Jamaica tiene playa;  mi mamá me dice vamos y nos venimos. Aquí es donde conozco a mi esposa, quien es la que me robó el corazón y fue por eso que me quedé en Pioneros”.

De Pioneros dice “no hay presupuesto que resista, el equipo de Pioneros era muy bueno, era un equipo muy caro, una nómina muy alta y con lo del cambio del gobierno se acabó;  se necesita espacio y patrocinios porque no había mercadotecnia necesario, no había publicidad, son los puntos más importantes y fue lo que le faltó porque tenían un tremendo equipo”.

Actualmente juega en Uruguay, pero en un futuro piensa poner un negocio ya sea en Uruguay o aquí en Cancún. “Quiero ver a mi niño Trevor jugar un deporte, él habla español e inglés, por ahora el habla mejor en español que yo”.  Su hijo Trevor Young Ayala es mexicano-americano-uruguayo-jamaiquino, su esposa es Diana Ayala.

SU ANÉCDOTA
Su mejor anécdota de su vida es recordar que a la edad de 14 años, “en mi primer partido, toda la gente me abucheaba, no creía en mi, se reían de mí porque no jugaba bien, no tenía coordinación fue el inicio del básquetbol, no como los demás niños que inician a los seis años; me veían grande y sin la coordinación necesaria que debía de tener no pensaban que llegara tan lejos en lo profesional”.
A los cinco meses fue a un torneo en las islas del Caribe y allí ganó el MVP, en un torneo donde participaron Jamaica, Bahamas y Puerto Rico, “yo era el más chico de la selección jamaiquina o sea que no debía de estar porque era mucho más chico tenía 15 o 16 años, y los demás tenían 20, fui el primero jamaiquino en ganar un MVP a corta edad”.

2 pensamientos en ““Nunca trabajo, gano donde me divierto jugando”: Kevin Young”

Deja un comentario