Platillo de lujo para el fin de temporada en el “Beto Ávila”

El clásico de la Liga Mexicana de Beisbol, entre Tigres de Quintana Roo y Diablos Rojos del México llega por tercera vez en el año al Caribe mexicano y ni más ni menos que para darle el colofón al rol regular en la guarida felina; siendo además este un compromiso muy importante para ambas novenas con miras a los playoffs

TIGRES DE QUINTANA ROO
Con dos series por delante, una en casa y otra fuera, los Tigres de Quintana Roo se encuentran a nada de cuando menos asegurar disputar por primera vez el juego de comodín, pero ganando juegos y con combinaciones el boleto directo está a la vista.
Tras haber batallado a principio de semana con la lluvia, los bengalíes esperan contar con el apoyo de su afición, buscando triunfos valiosos, así como tomar revancha de los escarlatas que apenas la semana pasada les ganaron dos juegos a uno la serie celebrada en la capital del país.
Hasta antes de la jornada del jueves, los Tigres se encontraban en el cuarto lugar global de la Zona Sur, con tres juegos de ventaja sobre Pericos de Puebla, es decir justo el límite para el dramático juego de eliminación.
Brian Hernández se mantiene como el bateador líder del equipo en promedio con .340, hits con 148 y carreras producidas con 79; aunque en este último rubro ya se le acercó Reynaldo Rodríguez con 77 y quien es número uno en cuadrangulares con 24.
Para esta serie el manager Adán Muñoz le dará la pelota a sus dos ganadores de diez juegos, Jorge Luis Castillo y Javier Solano, así como al venezolano Wilfredo Boscán.

 

Deja un comentario