DRAMATISMO AL MÁXIMO

COLUMNA (TOMA, TIRA Y SACA)

Por: Pepe Marín

Amigos un placer saludarles, ahora en esta nueva piel cibernética de los campeones Tigres de Quintana Roo, la cual ha gustado a los miles de seguidores que tiene el equipo campeón, por lo que hoy retomamos la columna escrita por un servidor, tocando en esta ocasión el asunto de la enorme cantidad de juegos que este año los felinos han decidido por la diferencia mínima de una carrera, ya sea a favor o en contra.

 

Una de las grandes cosas que hacen que el beisbol sea conocido como el “Rey de los Deportes”, es que aquí no tiene cabida la mediocridad del empate en un resultado final, aunque en esta temporada 2014 de la Liga Mexicana de Beisbol ya se presentaron dos, pero por cuestiones de lluvia. Aquí tiene que existir un ganador al término de las nueve entradas de reglamento, o más en caso de ser necesario.

Con los Tigres este año se ha dado la particularidad, de que más del cuarenta por ciento de los juegos que el equipo ha celebrado se han definido por diferencia de una sola carrera, teniendo por ahora una marca negativa de 13 ganados y 16 perdidos.

La novena quintanarroense es el equipo que más juegos tiene definidos de forma dramática con 29 totales, habiendo sido nueve en el mes de abril, once en mayo, y de nueva cuenta nueve en lo que va de junio.

Desde luego que para los aficionados está clase de partidos son de mucha emoción e interés, ya que al abrir la novena entrada, no se tiene garantizado a algún equipo triunfador de la contienda.

Esta clase de partidos pueden tener varios tipos de explicación, siendo la primera la enorme competitividad que existe en la LMB, y que por ejemplo hasta antes de la jornada de este miércoles, tenía en el Sur, un empate en el segundo lugar con Tigres de Quintana Roo y Pericos de Puebla ha solo un juego y medio de la cima; mientras que en el Norte, Diablos Rojos del México y Saraperos de Saltillo van de la mano en la punta, con apenas medio juego de delantera sobre Sultanes de Monterrey.

Pero en el caso particular de los Tigres, en esta campaña no se puede tapar el sol con un dedo, y es indudable que el cuerpo de relevo corto de los campeones no las ha traído todas consigo, ya que en los últimos turnos al bat, los oponentes le han sacado 13 juegos a los felinos, mientras que la ofensiva bengalí ha arrebatado once victorias, en su última comparecencia a la caja de bateo.

Este es un aspecto que Tigres tiene que mejorar y mucho de aquí al final de la temporada, encontrar la manera de evitar con sus relevistas nacionales, el que las ofensivas contrarias hagan daño en el último tercio del juego, lo que es otra explicación clara al porque los abridores bengalíes, han tenido una enorme cantidad de juegos en los que han salido sin decisión.

Ismael “Rocket” Valdés y Luis Enrique Huerta responsables del pitcheo felino, tienen mucho trabajo en el último mes y medio de campaña, buscando mejorar sustancialmente esa parte final de los relevos, para tratar de evitar tantos juegos de dramatismo total.

Por ahora nos despedimos, pero nos encontraremos la siguiente semana en este mismo espacio, muchas gracias y que la pasen muy…pero muy bien; y recuerden que ¡En Quintana Roo, nos rayamos con los Tigres!.

Deja una respuesta